martes, 12 de diciembre de 2017

África, ¿de continente maldito a continente próspero?



Me van a perdonar el atrevimiento, pues no me gusta utilizar la palabra ´maldito` en casi ninguna circunstancia; pero la actualidad tiene esa capacidad de convertir lo irrelevante en relevante y lo accesorio en principal. 
Relevante es que el continente africano, configurado por 54 países, siga en un proceso de estancamiento peculiar, a pesar de las innumerables acciones de ayuda al desarrollo, financieras –vía Banco Mundial, entre otros organismos- y socio militares aportadas en mayor o menor medida a estos países durante décadas. Esto de por sí ya es suficiente para pensar que algo muy grave está ocurriendo.
Sí, generalizo, y sé que de todos esos países, algunos pueden considerarse economías emergentes de cierto peso; pero no dejan de constituir un pozo de agua en la inmensidad del desierto. 
Los números siempre acaban por demostrar y explicar la realidad. Por ejemplo, Costa de Marfil, país popular en nuestros días por haber acogido los días 29 y 30 de noviembre la 5ª Cumbre Unión Africana – Unión Europea, está creciendo al 9% desde el año 2012, lo cual es una barbaridad y motivo de alegría para los marfileños, sin duda alguna; pero en paralelo, casi un 8% de los inmigrantes que arriban a costas del sur europeo son jóvenes de este país. Por tanto, este crecimiento económico espectacular no parece extenderse a toda la población del país. Existe desempleo estructural entre una población muy joven y no muy preparada. Constituyen el caldo de cultivo perfecto para prosperar entre ellos la idea de emigrar a Europa. Este panorama se extiende a buena parte de África.

lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Otro blog sobre Economía?


La pregunta que usted puede hacerse es la que da título a esta primera postal: ¿Otro blog sobre Economía? La respuesta es escueta: sí; pero hay truco, si quiere, o más bien, hay que aclarar ese ´sí` tan rotundo.
No soy economista, ni lo pretendo. Tampoco soy asesor de inversiones, ni asesor fiscal, ni se me puede etiquetar con ninguna de las profesiones que están relacionadas con los aspectos económicos en sus múltiples variantes. En estos momentos soy, sin más, poeta. De ahí el título del blog. Escribo prosa poética y ensayo,  y edito libros. Esta actividad literaria la he compaginado con la investigación en temas ecológicos y de salud pública y también con la cooperación al desarrollo en África Occidental y Magreb, durante los últimos diez años.
Dicho esto, también he de afirmar algo importante y que está relacionado de forma directa con el motivo de este blog: me interesa la Economía. Es más, cada día que pasa siento una mayor atracción por los problemas económicos en general. Me interesan la Bolsa, la política económica, la teoría económica, las nuevas orientaciones y tendencias dentro de la Economía, etcétera. Todo aquello que tiene que ver, por tanto, con la riqueza y su opuesto, la pobreza, con la generación de oportunidades, con la lucha contra las desigualdades sociales, con los retos de la inteligencia artificial, la robotización y su impacto en el ámbito laboral, con el bienestar de la Humanidad, con los riesgos, ... y un largo etcétera.